miércoles, 5 de abril de 2017

JARDÍN DE INFANCIA





JARDÍN DE INFANCIA


Dónde te escondes, tiempo recién lavado de la infancia.
Todos los rostros se vuelven hacia ti.
Un jardín en la sombra parpadea
y los sentidos regresan a la herida que sana con un soplo.
Y las noches que culminan con risas sofocadas en la almohada
y la dulce certeza
de que hay alguien que vela tu abandono.
Cuánto tiempo has fingido
que también tú creciste entre reflejos
de un estanque de dicha,
y que en él te has bañado.
Y amamantado fuiste, como el resto, de la misma inocencia,
leche caliente y tierna,
hilandera del alma,
deslumbrante certeza a la que un hombre acude cuando ha de recordar
que una onda de amor recorre el tiempo,
y que siempre es la misma: el centro no encanece.


Hablan todos de ti como si fueras la comunión sagrada,
y te sientes distinto por no haber recibido el albo sacramento.
Exiliado de infancia sin culpables.
El mundo tiene ya bastantes cargos para añadir más ruido.
Líbrate de esa falta capital.
La culpa sólo agrava la privación primera
que alguna vez asoma al fondo de mis ojos.
Una luna de invierno que mi boca desmiente con su risa.


Infancia, he de soñarte al menos para tener un sitio al que volver.




María Jesús Mingot- España




Del poemario "Aliento de luz".
Ediciones Vitruvio. Madrid, España. 
Segunda edición. 2016.
Página 17.




Fuentes de Documentación

6 comentarios:

javier barabino dijo...

Precioso poema, precioso libro y magnífica escritora.

Anónimo dijo...

Gracias, Ana, por tu maravilloso blog. Un placer conocerte en persona el otro día. Un abrazo enorme. María Jesús Mingot

Anónimo dijo...

Estupendo poema!! Gracias por compartirlo!!!

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Javier, me alegro que te guste este magnífico poema de María Jesús Mingot.

Abrazos
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

También para mí fue muy grato conocerte, María Jesús:

Estoy leyendo tu poemario. Me gusta mucho. Es muy lírico.

Este poema me ha gustado particularmente.

Un beso muy grande
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, me alegro, anónimo, que este poema te haya gustado. La verdad es que es muy bueno.

Abrazos
Ana