sábado, 1 de octubre de 2016

EL COCODRILO






EL COCODRILO


No es nada fácil ser un cocodrilo,
especialmente si uno no quiere serlo


Ese que ves en la página opuesta,
no se siente bien en su piel de cocodrilo
Le habría gustado ser diferente
Habría querido
llamar la atención de los niños
y jugar con ellos
Hablar con sus padres
Dar paseos por la aldea
Pero, pero, pero…


Cada vez que sale del agua
los pescadores tiran lanzas
los niños huyen
las chicas abandonan sus jarros


Su vida es una vida
de soledad y de tristeza
Una vida sin amigos y sin cariño
Sin ningún lugar que visitar


En todas partes, extranjero
Un cocodrilo
vegetariano
bueno y generoso
que tiene un horror
terrible de la sangre


Por favor
Escríbele,
Escribe a:
Cocodrilo Amable, isla nº3
Cuenca del Río Níger




Véronique Tadjo- Costa de Marfil


*****


CROCODILE


Ce n’est pas facile d’être un crocodile
Surtout si on na’a pas envie
D’être un crocodile
Celui que vous voyez
Sur la page opposée
N’est pas bien
Dans sa peau
De croco
il aurait aimé
Etre different
Il aurait aimé
Attirer
Les enfants
Jouer
Avec eux
Converser
avec les parents
Se balader
Dans
Le village
Mais, mais, mais


Quand il sort
De l’eau
Les pêcheurs
Lancent des sagaies
Les gamins
Détalent
Les jeunes filles
Abandonnent leurs canaris


Sa vie
Est une vie
De solitude
Et de tristesse


Sans ami
Sans caresse
Nulle part
Où aller


Partout –
Etranger


Un crocodile
Crocodile
Végétarien
Et bon à rien
Qui a
Une sainte horreur
Du sang


S’il vous plaît
Ecrivez,
Ecrivez à:
Gentil Crocodile,
Baie Numéro 3,
Fleuve Niger.






Véronique Tadjo- Costa de Marfil




_______________________________________________________

 
Nacida en París en 1955, Véronique Tadjo es una poeta y escritora de Costa de Marfil que pertenece a una generación de escritoras africanas que en los 80 saltaron a la mirada pública como la generación de “mujeres rebeldes”: mujeres que por primera vez decidieron hablar de sí mismas cuestionando al sistema patriarcal en general y tocando temas como la sexualidad femenina de manera abierta o criticando las políticas de sus países.
Aún así, Véronique Tadjo siempre tuvo una rebeldía sutil a la que no antepuso una postura política ni un belicismo de mujer africana sometida porque, sabiendo que existía y existe, tal vez siempre se negó a asumir ese papel buscando vías diferentes para desligarse. Con humor fino, juego y magia ha generado obras de muy distinto tipo, y dentro de su generación y su contexto social, marcó los inicios del rumbo que actualmente está tomando la creación en África y la diáspora; que el hablar desde la diferencia es una opción pero no el requisito indispensable para expresarse porque en realidad la única condición para hacerlo es ser humano.




Imagen: Retrato de Véronique Tadjo







Fuentes de Documentación