viernes, 15 de julio de 2016

PERSONAS





PERSONAS


Veo personas hermosas
en trenes, automóviles, aulas, paredes
en sitios donde nadie más las ve

En subterráneos y dormitorios
en la radio y en la tele, en estaciones de servicio, en apartamentos
en los troncos de los árboles y en las plantas de interior
en un poster que está en el baño de la casa de una amiga

Hermosas personas viven
en las cubiertas de las novelas
en las películas, en la discoteca, en Playland
Milán, París, Londres, Nairobi, Lagos, Nueva York

Bellas personas sonríen
desde las tapas de Vogue, Ebony y O,
Mirabelle, Flair y Chatelaine
y desde el techo de un cierto hombre joven

Están las guapas
con lunares en sus mejillas derechas y sus mejillas izquierdas
arriba de sus labios atractivos                         y piernas y pies y manos
en los senos y las nalgas
pechos y espaldas                                         Estás aquellas
                                                                    con pestañas grandes, traseros rellenos
                                                                    labios gruesos, zapatos enormes,                                                                     abultados abrigos
                                                                    y cosas para destacar
algo que te revuelve las tripas

Veo hermosas personas
cuerpos delgados, labios finos, 
voces débiles, risas diluidas
pies delgados, pantalones finos para sus cuerpos finos
que se balancean en los vientos de Chicago

Y con todo
creo en la fuerza que surge
desde el velo
tú, sonriendo
tú, la de la ropa bereber;
la gracia con la que espantas las moscas
mientras ensartas cuentas para vender
Mama Maasai;
la elegancia de tu espalda desnuda
senos secos que se balancean
la risa con la que echas atrás la cabeza
y te burlas del sol
tú, madre de las tiernas canciones de amor acholi;
y tú,
tú la del teñido ocre;
tú la de los ojos con kohl                   y suave piel negra

                                                         Creo en ti, hermana
                                                         Y aunque hermosas personas
                                                         inunden las paredes del baño de mi amiga
                                                         ninguna
                                                         dije ninguna
                                                         ninguna
                                                         es tan bella
                                                         como tú.





Juliane Okot Bitek- Uganda


Imagen: Juliane Okot Bitek




Fuentes de Documentación