viernes, 30 de octubre de 2015

PRÉSTAMOS DE NIEVE


PRÉSTAMOS DE NIEVE


Me prestaron la infancia,
y con ella hice cálculos
y extraños sortilegios,
hasta llegar a conclusiones desastrosas.
Después dosifiqué aquella tristeza
-que heredé no sé cómo
ni de qué antepasado-
e intenté ser de acero inoxidable
para no sucumbir a la locura.
Mas, como no podía
arrancarme el invierno de los ojos,
los cerré firmemente
para poder soñar
y empecé a contar versos heptasílabos
como una pobre idiota
hasta que me cansé de ser yo misma.
Y una tarde de abril o de diciembre
-solamente recuerdo que hacía frío-
me declaré insolvente
y repartí mi herencia entre los pájaros.



Katy Parra- España




Vídeo de este poema recitado por la propia autora:
https://www.youtube.com/watch?v=5vN1COpErMM


_____________________________________________



Katy Parra Carrillo nació en Murcia en 1964. Cofundadora de los Grupos Literarios Espartaria y Jitanjáfora y coordinadora de talleres de poesía en diferentes centros de la Región de Murcia.
 
Ha recibido el Premio Internacional de Poesía Miguel Hernandez – Comunidad Valenciana 2007 y el Premio de Poesía en Lengua Castellana Viaje del Parnaso 2008.
 
Ha publicado Acordes en Soledad, (Murcia, 1997), Síntomas de Olvido, (Madrid, 2000), Espejos para huir hacia otra orilla, (Toledo, 2004), Coma Idílico, (Ed. Hiperión, Madrid, 2007) y Por si los Pájaros, (Ed. Visor,  Madrid. 2008).
 
Katy ha colaborado en prensa, radio y en varias antologías de ámbito regional y nacional.



Fuentes de Documentación

6 comentarios:

Francisco Enrique León dijo...

Me ha resultado muy interesante, Ana, me he ido a buscar otros poemas de la autora y he quedado más que satisfecho. Te doy las gracias por lo que aportas.

Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Francisco Enrique, por venir a este espacio y dejar tu huella.

Un fuerte abrazo
Ana

Ronald Bonilla Carvjal dijo...

Precioso poema que algo narra para dejar mil sugerencias, abrazos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ronald, por venir y dejar tu huella en este poema.

Un abrazo
Ana

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

En la sencillez clara de la autora deja ver una realidad que conmueve. Algunas herencias no necesitan de letrados.

Gracias Ana.

Ana Muela Sopeña dijo...

Elisa, me alegra verte por aquí.

Es muy hermoso el poema, sí.

Un beso grande
Ana