miércoles, 30 de septiembre de 2015

LAS PAREDES




LAS PAREDES

Las paredes duelen desde los tapices gobelinos de mi madre.
La niña de pequeño sombrero, la Mujer Pirata, Dirty Jean,
e incluso más desde las fotografías colgadas junto a ellas,
la de la boda de mi hermana, la de la recepción donde el Presidente.
Hoy han colgado mi diploma de un clavo
y se abrirá campo para algunas Medallas de Trabajo, también.
Mañana deberemos pegar el calendario ortodoxo
junto a aquel que supuestamente cuenta un tiempo diferente.
Quienes sea que vengan dejan señales de sí mismos,
fijan pequeños cuadros y ganchos de plástico,
y cuelgan sus sombras alrededor del reloj de pared
en clavos recién martillados.
Tuve que sostener las paredes con mi vida hasta el amanecer
cuando los albañiles vinieron a reconstruirlas de nuevo.
Las paredes se durmieron, yo ya había muerto.
No las despiertes con martillos, ruego no las despierten,
déjenlas desnudas, y yo a solas con ellas, y yo a solas con ellas.



Lidija Dimkowska- Macedonia
Traducción de H. G. Leogena, a partir de la traducción inglesa
de Ljubica Arsovska y Margaret Reid.



Fuentes de Documentación

3 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...


Magnífico poema. Lo tomamos prestado para ZdeP. Tardará en aparecer, pues sólo publicamos un poema al día. Saludos y gracias.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, poned las fuentes. Está tomado de la Revista Prometeo. Poned el link aquí y también a la Revista Prometeo.

Saludos
Ana

Ronald Bonilla Carvjal dijo...

Buen poema por sus valores dramáticos,abrazos