lunes, 21 de septiembre de 2015

DESGASTE


DESGASTE


Cansada de la soledad que vivo
inmersa en tu presencia,
me desgasto milenaria de arena,
silueta de humo en la frontera de mi cama.


Dices la canción dolosa del viento
acariciando las dunas del poniente,
oasis imperceptible de mi cuerpo herido,
espejismo de luz en la luciérnaga.


Miro este amor rendido
sobre la tela sin costuras de la noche,
esperando el insecto negro
que canta a todas horas
perenne, como esta sed de sal
en tus olas.


Sobre la cúpula de la noche,
mis ansias moribundas
tejidas como un tapiz entre las sombras,
se diluyen
entre los tonos de un caracol de celajes
amanecidos en la orfandad del veneno y sus conchas.


Marianella Sáenz Mora- Costa Rica
De su poemario "Migración a la esperanza"


___________________________________




Marianella Sáenz Mora

Nació en la ciudad de San José, Costa Rica, el 29 de Noviembre de 1968. Graduada de la carrera de Turismo de la Universidad Metropolitana Castro Carazo y ULACIT, se ha desarrollado en diversas actividades relacionadas con esta actividad.
Formó parte del Círculo de Poetas Costarricenses durante un par de años para luego seguir vinculada con el Grupo literario POIESIS, al que sigue vinculada hasta la fecha. Su obra literaria ha sido incluida en revistas y antologías físicas y virtuales. Ha participado también en varios festivales internacionales, así como en recitales y otras actividades culturales.
Está por salir publicado su primer poemario titulado MIGRACION A LA ESPERANZA. Tiene en su haber otros 5 poemarios inéditos.


5 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Marianella, me parece exquisito tu poema.

Un fuerte abrazo
Ana

Ronald Bonilla Carvjal dijo...

Bellísimo poema de mi amiga Marianela, su libro Migración a la Esperanza sale en estos días bajo nuestro sello de Editorial Poiesis, abrazos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Seguro que será un éxito, Ronald.

Verdaderamente escribe muy bien.

Abrazos a ambos
Ana

Francisco Enrique León dijo...

En verdad muy hermoso.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Francisco, que te haya gustado.

Un fuerte abrazo
Ana