lunes, 15 de septiembre de 2014

REVELACIÓN



REVELACIÓN

Hasta ese minuto el todo había sido falacia,
sino enroscado en la víbora piel del desierto.
La boca, las manos, los terremotos,
el juramento de Hipócrates, el arenal de los indómitos,
la pureza del agua, las corrientes frías del Pacífico;
universo sin causa,
universo solitario de fuego triste.
Hilos desheredados meciendo nadas, imberbes y triviales nadas.


La historia cambia, en segundos, con París al costado
o con esa ciudad prieta que nos venera en sombra;
tal vez en el pórtico medieval donde se hacinan 
latidos hambrientos, causas numéricas,
cabriolas manchadas por el deseo.


Dije, cambia; no, involuciona hacia el sur de los arrebatos,
colisiona el erguido callejón hasta su veta más inocente,
fulmina de un chispazo la tempestad del carbono
la urdimbre del inculpado reo.
Enciende también letras blancas, con frases de Dulcinea,
en los puntos suspensivos de la vereda tan amada.


Se habla de dos, de sustancia fervorosa,
de ángulos inseminados por la devoción, 
de la saliva consumando altares.   


Hasta ese minuto el todo era una mentira predecible,
un árbol oscuro,
una falsa memoria estelar.



Hallie Hernández Alfaro- Venezuela


Fuentes de Documentación

4 comentarios:

Ronald Bonilla Carvjal dijo...

muy buen poema el de Hallie, gracias por compartirlo, realmente una motivadora experiencia esta lectura, abrazos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Ronald, por tus palabras.

Besos
Ana

Julie Sopetrán dijo...

Un gran poema... Me gustó mucho.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Julie.

Besos
Ana