viernes, 7 de marzo de 2014

TÚ SEGURAMENTE RECUERDAS


TU SEGURAMENTE RECUERDAS


Después que todos se van
me quedo sola entre los poemas.
Algunos son míos,
otros ajenos.
Los poemas ajenos me gustan más.
Yo me quedo silenciosa
y el ahogo me abandona la garganta.
Yo me quedo,
a veces quisiera que no se quede nadie.
Debe ser agradable escribir versos.
Te sientas en la pieza y los muros como si crecieran,
los colores se hacen más fuertes,
un pañuelo celeste se transforma en profundo pozo.
Quisieras que no se quede nadie.
No comprendes qué pasa contigo,
pareciera que pensaras en dos cosas a la vez.
Después todo pasa y se transforma en cristal puro.
Más tarde el amor.
Narciso se adoraba.
Tonto es aquel que no comprende que también amaba el río.
Estás sentada sola,
el corazón te duele pero no se parte.
Lentamente se van borrando las desteñidas figuras,
luego se van borrando los defectos.

Mas tarde aparece el sol de medianoche
y recuerdas aún las flores oscuras.
Quisieras estar viva o muerta u otra cosa.
Tal vez exista un país al que amas.
Tal vez exista la palabra.
Tú seguramente recuerdas.
Tonto el que permite al sol ponerse a su gusto, 
él siempre consigue escapar a las islas del Oeste.
Hacia ti vendrán el sol y la luna, el verano y el invierno, 
tesoros sin fin.


Dalia Ravicovich- Israel




Fotografía: Retrato de Dalia Ravicovich


_________________________________


DALIA RAVICOVICH (1936). Nacida en Israel. Se dedica a la enseñanza y al periodismo. Ha escrito: El amor de la naranja, El invierno es duro y Tercer libro.


Fuentes de Documentación

No hay comentarios: