lunes, 17 de febrero de 2014

CERCANÍAS


CERCANÍAS

Hoy me duele ese instante en que la vida
es un tren vacío
que avanza hacia la noche.

El incendio fugaz de ventanillas
parpadea enceguecido
con una intermitencia
como de ojo continuo
que no acaba de cerrarse.

Me da miedo
el vagón solitario con los cuerpos ausentes
que van a ningún sitio.
De todos los asientos que arrastran su insustancia
hacia no se qué limbo.

Mirar como transcurre
es arrancarse un poco
del maletín del alma
filamentos de sangre
y engancharse al sonido que se va adelgazando.

O saltar al silencio
de raíles sin término.



Pepa Agüera Sánchez- España


Fuentes de Documentación

6 comentarios:

fus dijo...

Un hermoso poema donde el viajante solitario se despierta de su sueño.

Me da miedo
el vagón solitario con los cuerpos ausentes
que van a ningún sitio.
De todos los asientos que arrastran su insustancia
hacia no se qué limbo.

un abrazo

fus

Ana Muela Sopeña dijo...

Pepa:

Tu poema me da escalofríos de lo intenso que es. Me gusta muchísimo.

Su belleza, su profundidad, su relámpago de verdad.

Sensacional

Un fuerte abrazo
y
enhorabuena
Ana

Ronald Bonilla Carvjal dijo...

hermoso poema, felicitaciones a Pepa, abrazos

pepa dijo...

Gracias, fus, por tu visita a estas letras y el comentario tan amable que aquí dejas.
Un abrazo.
Pepa

pepa dijo...

Gracias, Ana por tu amistad y tu concepto siempre generoso hacia mis cosas y más aún por considerar lo que hago digno de figurar en tu magnífico blog.
Un abrazo.
Pepa

pepa dijo...

Gracias, Ronald. Un placer grande saber que te gusta.
Un abrazo.
Pepa