lunes, 24 de junio de 2013

EXPIACIÓN



EXPIACIÓN

Imagina
esa lágrima hueca
que  jamás inundó el odre de tus ojos.

Esa luz que secó al sol del hastío.

Ese grito amordazado y solo
sobre las canteras del fracaso.

Imagina tu sangre coagulándose
en el vasto desierto de la espera
mientras diez interrogantes masticaban
mil onzas de averno entre sus dientes.

Imagina
ese animal anestesiado
que nos ardió en la sangre tantos lustros.
La palabra encarcelada en los huesos,
infectada de termitas que royeron
su corazón de lluvia.

Esa palabra lapidaria
fustigando
fatigados caballos de silencio.
Esa palabra
goteando
día a día
un sueño molido entre sus dedos,
un aliento disuelto en heridas
que supuraban pronombres ya dispersos
en las aceras de un sueño invertebrado.

Y ahora desnuda todas tus visiones,
arráncale al dolor su sombra inútil,
expía  estos parámetros de huída,
esta cosecha sonámbula de llanto  
detenido en la tierra del temblor,
y arrójale al viento del olvido
tanta ráfaga de signos funerarios.



Rosa Marzal- España


Fuentes de Documentación

5 comentarios:

Amanda Espejo dijo...

Realmente, muy logrado el poema. Valió la pena entrar y leer y hasta tomarse el tiempo de teclear aunque sea una forma sencilla de admiración.

Cristina Berbari dijo...

Felicitaciones a Rosa Marzal por este impactante poema y a ti, Ana, por incluirlo en tu página.
Desde Buenos Aires, Cristina

Julie Sopetrán dijo...

Me encanta este poema, Ana. No había leído a Rosa Marzal. Muchas gracias por su poema, gracias.

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

Sí, es mejor olvidar esa ráfaga de vientos funerarios. Tremendo poema y cuando dolor se halla en sus letras.

Ana Muela Sopeña dijo...

Amanda, Cristina, Julie, Elisa, me alegra mucho que este poema de Rosa Marzal os haya gustado.

Un fuerte abrazo para todas
Ana