jueves, 9 de mayo de 2013

POR UNA FLOR



POR UNA FLOR

¿Y si fuese un soldado fusilado por una flor?
 
A mí las balas de pétalos
y los rincones adorados por tréboles.
 
Cambalache de árboles en peregrinación
himen de un ejército de amapolas
con residencia en este cuerpo que galopa
 
que empuja hacia la luna llena su necesidad...
 
Ya nacen los manantiales al Este
la necesidad de un relámpago
para hacer de esta guerra la rebelión de la orquídea
 
triunfo de flores en apariencia dormidas
de violetas y jazmines al ocaso de la rendición...
 
Ya vengo vestida de hojarasca, si fuese la miel del junco
ya, de papiro, para hacer de cometas, nuevas batallas...
 
A veces, del imperio de las malvas, desciendo a los infiernos
para revolverme en el fango del loto
 
morir de adentro, con la luz del garoé, de lluvias
morir transitando un campo de girasoles, de muerte desarmada...
 
Retumba la vida, a golpes de tierra
y de la flor, que si mata, no se muere, sólo se pierde
y las campanas susurran entallada fertilidad de flores libadas.
 
Yo vengo con la estirpe de la sangre a derramar la piel del Alma...
 
 
Marisa León- España
 
 

2 comentarios:

Maria Germaná Matta dijo...

Magnífico final.
Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra que te guste, María.

Besos
Ana