miércoles, 1 de mayo de 2013

LA LÍNEA DE LA MEMORIA

 

LA LÍNEA DE LA MEMORIA
 
Mi pueblo escribía marchando
Mi pueblo escribía sobre la línea de la memoria
De esta manera su equipaje era menos pesado
Porque tenía una inmensa biblioteca con él
Millones de libros;
Esparcidos sobre el territorio Inú
Enciclopedias de ríos
Diccionarios de montañas
Geografías de bosques
Cada línea que escribía
Era para mantener despierta su memoria
Su espíritu vivo y su corazón ligero.
 
 
Rita Mestokosho- Canada
Nación Innu
Traducción: Rafael Patiño Goez
 



Fotografía Nidia NaranjoRita Mestokosho Esta poeta Innu, Innuit, o Esquimal para los blancos, nació en la comunidad Ekuanitshit “Cuida el lugar de donde eres”, en 1966. Poeta oral y educadora. “...Mi nombre
espiritual es Mujer Relámpago Azul. Estoy abierta a los mundos de los sueños allí donde los espíritus de la Tierra vienen a hablarnos. El nombre de familia que llevo significa canoa de madera y designa
a los viajeros que llegan
a nuestro continente.
Crecí sobre el borde del mar, el gran río, el océano, el infinito, el camino azul. La tierra atrás de mí es el Norte, el nutshimit, la casa de mis ancestros. Allí donde todos los animales viven aún en libertad. Ha habido muchas confusiones, y hoy en día la tierra detrás de mi hogar está invadida por la explotación de las minas, de las barricadas, eso que el mundo occidental llama el desarrollo. Llevo en mí mi cultura, mi lengua y mi identidad. Mis primeras palabras son en mi lengua que es el innu aiamun. Soy una mujer innue que habla una lengua de bosque y de ríos. Las palabras nacen a través de las marchas de los cazadores de caribú, y las expectativas sobre los bordes de los ríos pescando el salmón. Durante esta marcha, hemos recogido los frutos de nuestra tierra madre y en cada hijo nuestra lengua se ha vuelto más fuerte. Mis abuelos son ante todo nómadas que ven las estaciones como casas habitadas por buenos espíritus. Nuestra identidad está fundada sobre la fuerza que desplegamos para hacer vivir el Innu Aiamun, la lengua de la tierra, todos los pequeños momentos que pasamos con los árboles, los ríos, los lagos...
 
 

2 comentarios:

Carlos Fidel BORJAS DIAZ dijo...

MUY INTERESANTE E IMPORTANTISIMA REALIDAD, GRACIAS POR HACERME DESPERTAR...BENDICIONES Y ESTOY A TU ORDEN SI ACEPTAS MI AMISTAD.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Carlos, por venir a leer esta poeta tan interesante.

Un fuerte abrazo
Ana