martes, 23 de abril de 2013

VIENTRE CONVERSO



VIENTRE CONVERSO
                                         
                                   Nos llaman desde entonces "los gemelos"

Fui la pared inversa en aquel vientre
que me acunó, celoso,
la osadía.
Loba de mil recursos clandestinos
aullando lunas desquiciadas
en los soles recientes.

Él fue pared frontal, lobo nocturno,
vigilante del agua
que habría de sujetarnos
pared contra pared, brazo con brazo,
desarmados, sonrientes.
Ella nos dio leche de estrellas perentorias,
nosotros la bebimos, destetados,
en el cordón de siempre.
Después de aquella luz,
el llanto desbocado y necio
quebrando las murallas del destino,
nos lanzó a la intemperie
y fuimos dos, naciendo liberados
en los nudos del ángel que nos guarda.


Leda García Pérez- Costa Rica


Fuentes de Documentación

2 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Un poema lleno de ternura, con figuras retóricas muy bien estudiadas y acertadas. ¡Bello, muy bello!
Saludos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Leda, me fascina tu poema por su buen decir y por su ternura.

Felicitaciones
Un abrazo grande
Ana