sábado, 9 de marzo de 2013

LA TRISTEZA DE LAS ALGAS



LA TRISTEZA DE LAS ALGAS

Allá, a lo lejos,
la silenciosa luz de un horizonte amurallado,
y una nube vigía que aglomera en su manto de lluvia el olvido.

Soy la sombra del liquen con estambres de llama,
la lentitud de lágrima salada
que se enrama fértil a un lamento de hoja;
entre mis brazos el mar, sumamente oscuro y mío,
la desolada ola que tirita en las jarcias del destino.

Ninguna posesión me sostiene
y todo tengo, hasta los pies fríos.

No soy mujer poema, -esa es otra, la que puede morir en tus orillas-
Soy bejuco del norte, aunque amanezco al sur,
soy el miedo con trenzas
o azumbre de ventisca leve.
Y hoy, sólo hoy
me rindo a la tristeza de las algas.


Isabel Moncayo- España


________________________________

Isabel Moncayo Moreno. Nació en 1965 en Asturias, España.

Tiene publicado un libro: "Tempestades de amar", (Bubok - 2011)  que se compone de una selección de poemas que pretenden el equilibrio en la autora y la estética de la palabra, mezcla de imaginario y realidad, poesía desnuda que se desliza por valles de amor, de tristeza, de erotismo y sensualidad.

Es miembro de la Asociación Poética Cultural Alaire,  que presentará la nueva antología 2013, en la que participa con 300 versos.

 
Su blog:
 
 


5 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Isabel, bienvenida a este espacio de Poesía de mujeres. Me encanta tu poema por su intenso lirismo y lenguaje poético tan bello.

Felicitaciones
Un beso grande
Ana

pepa dijo...

Una alegría verte en este espacio. El poema es de una gran belleza y lirismo. Me gusta mucho.
Felicidades.
Un abrazo.
Pepa

Isabel Moncayo Moreno dijo...

Gracias, Ana, es todo un honor que me hayas incluido en tu hermoso blog Poesía de Mujeres.

Gracias a Pepa también por sus siempre amables palabras.

Abrazos y besos para las dos.

Isabel

Lucía Alfaro dijo...

Isabel, nos eres una mujer poema, eres el poema hecho mujer. Totalmente identificada con tu sentimiento. Bello poema, gracias por compartirlo.

Isabel Moncayo Moreno dijo...

Gracias a ti, Lucía, por dejar tu impronta en esta tristeza de alga, un abrazo.