lunes, 18 de febrero de 2013

LOS AMANTES


LOS AMANTES
 
Lo que el atardecer es al alba
está atravesando dos manos.
Mueve los huesos de ambas
para poder huir
y darle una cresta a la medianoche.
Anochece como un guante.

Ahora se miran con una paz negligente,

se han dejado abiertos todos los silencios
frente a frente
porque hay una corriente presunta,
no podemos saberla.

Vuelven a mirarse

y la luz se promete a sí misma
cuando ellos se miran tanto.

Ni siquiera sé distinguir si se abrazan

sólo veo un misterio con forma de árbol.
En vez de frutos en él
todos los lugares que hay existiendo
se penden de la razón de su hallarse.

Tienen un modo sencillo de aplazarse:

se besan
y así no respiran
y así no maduran y así no piensan
y así no dudan y así se besan.

Tampoco puede saberse de su deseo
cuando están transfundiéndose latidos
con cada campanario que coincide
repicando
o los caparazones de tortuga
pudieran ser los laberintos que dibujan
el arrecio
de sus cuerpos amándose.

Ya ni caminan, ni lloran, ni se esperan,
ni uno va a por el otro,
sólo buscan aumentar el espacio conocido
para crear nuevos lugares de exaltación
mientras caminan o lloran o se esperan
o uno va a por el otro.


Gabriela Amorós- España


Fuentes de Documentación

8 comentarios:

fus dijo...

Me gustan tus versos cargados de sensualidad.

un abrazo


fus

ADELFA MARTIN dijo...

Una fina sensualidad que exalta la imagnaciòn y se acomoda con facilidad a los sentimientos.

Mis saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Querida Gabriela:

Tu poema me resulta fascinante. Es una alegría y un honor haberlo podido traer a Poesía de mujeres.

Es tan caleidoscópico tu poema. Se pueden hacer muchas lecturas e interpretaciones y eso me gusta.

Recibe un abrazo grande
y mi enhorabuena
Ana

Miguel Iñiguez dijo...

Me parece muy inequívoco y surrealista a la vez, pero precisamente por ello bello.

Gracias por esta dedicación, Ana, y de selección, nos ayuda a todos mucho.

Un abrazo grande a las dos

Antonio Fernández López dijo...

La de cosas en las que sew sintetia o se puede reconocer un hecho de amor con sus protagonistas enrevesados y descubriendo el muyndo a través de saus besos, ded sxus abrazos, de todo lo que cada uno deja ire hacie el otro para que se produzca y se manifieste la fusión. Un beso

Gabriela Amorós dijo...

Muchísimas gracias, querida Ana, es una humilde felicidad la que me permito al formar parte, con este (mi) granito de arena, de Poesía de Mujeres. El honor, en todo caso, siempre será mío.

La imagen que has elegido es muy bella... y agradezco mucho la delicadeza con la que has publicado el poema.

Muchas gracias por los comentarios hacia el poema. Me ha gustado especialmente lo "inequívoco y surrealista" referenciado por Miguel Iniguez.

Un abrazo, Ana, y a todos los que se detuvieron en Los Amantes.

Mercedes Ridocci dijo...

Me ha emocionado sobremanera encontrar este poema de mi gran amiga Gabriela. Sus letras, como dice Ana Muela Sopeña, son de una fascinación que subyuga a cualquier lector sensible a su "onírico y especial espíritu"

Un fuerte abrazo para las dos.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Mercedes, por acercarte hasta este fascinante poema de Gabriela Amorós. Se puede leer muchas veces. En cada lectura las interpretaciones varían. Eso es bueno. Es un poema caleidoscópico.

Un abrazo
Ana