viernes, 25 de enero de 2013

LA TILDE SE HA PERDIDO EN LA BOHEMIA


LA TILDE SE HA PERDIDO EN LA BOHEMIA   
 

Voy a ponerle nombre a una sonrisa.
A esa,
la que he visto columpiarse más de una vez
entre los dedos de una tarde entrada en años.
Porque es insuficiente saber contar las letras
que hacen noche en lo indecible pero no saben a mar,
y caminan luciendo su vientres como bombas.


Ya no nos queda tiempo
para jugar al póquer con la memoria,
la tilde se ha perdido en la bohemia,
y sólo queda un lugar urgente para el beso.
Démonos prisa,
antes de que a alguien se le ocurra
nombrarte antes que yo.



Marian Raméntol- España


*****

TILDE KADUS BOHEEMI ÄRA

Panen naeratusele nime.
Sellele, mida olen rohkem kui üks kord näinud
sõrmede vahel kiikumas vananeval pärastlõunal.


Sest pole küllalt, kui kokku lugeda kirjatähti,
mis ööbivad öeldamatus, ent ilma mere maitseta,
ja kõnnivad ringi, näidates oma kõhte otsekui pomme.
Meil pole enam aega,
et mäluga pokkerit mängida,
tilde kadus boheemi ära
ja järele jäi vaid pakiline paik suudluseks.


Kiirustagem,
enne kui kellelegi tuleb pähe
nimetada sind enne mind.



Marian Raméntol- España
Traducción del español al estonio: Jüri Talvet
Este poema fue publicado en: Mu mürgine arm, mina ei ole loogika
Edita: Tartu Ülikooli Kirjastus. Estonia. Marzo 2012
Y en formato plaquette en la colección:
Carmina in minima re, coordinada por Albert Lázaro-Tanaut
 
 

6 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Marian, qué buen poema. Me encanta cómo has sabido entremezclar lo amoroso con lo creativo. Lo existencial con la plasticidad de la vida. Me hace ilusión inaugurar contigo el apartado de poemas traducidos al estonio.

Un abrazo
y enhorabuena
Ana

Ío dijo...

A mí también me ha gustado mucho, le encuentro un algo muy especial y bello.
Me encantan los versos que lo cierran.
Gracias por compartirlo, Ana, y a Marian, gracias por escribir así, tan desde dentro y hermoso.
Abrazos para las dos.

Montserrat.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Muchísimas gracias por vuestras amables palabras y por hacerme el honor de estar presente en este magnífico portal.

Un abrazo
Marian Raméntol

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias a ti, Marian...

Besos
Ana

S. dijo...

"Y caminan luciendo su vientres como bombas"...

Después de eso sólo resta santificar el miedo...

Marian...

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, poeta por tu comentario.

Besos
Ana