lunes, 21 de enero de 2013

CHICAS MALAS


CHICAS MALAS

Fuimos las chicas malas

Asustamos a vecinos
escandalizamos a señoras
de misal y rosario


Siempre de negro
diluidas entre sombras
y desapareciendo en los espejos


Tomábamos coñac
en tardes clandestinas
mientras el jazz
nos cubría
para escurrirse luego
por los poros


Disfrutábamos la hierba
ocasionalmente
sin compulsiones
cuando queríamos
abrir los ventanales del cielo
y mirar trasnochadamente lo que hubiese


Nacimos despidiendo guerras
vivimos Viet Nam
un acto obsceno
y en la piel
el dolor de Hiroshima
y Nagasaki


Nos desvelamos con Sartre
mas fue Simone quien ayudó
a hilvanar nuestra protesta


Consideramos a los Beatles
un tanto pueriles
era Piaff
quien nos alimentaba


Trenzamos flores
guirnaldas
pero fuimos suspicaces
con las exportaciones del Norte


Nunca pensamos
que seríamos reinas
Sí quisimos con el Che
ser compañeras


Compartimos cuerpo y alma
sin pedir nada a cambio


La vida ha sido nuestro manifiesto
Encendimos lámparas
para apagar la angustia
de estar vivas


Vivimos tan
pero tan intensamente
que ningún dolor nos fue
ni nos podrá ser jamás ajeno


Fuimos las chicas malas

Olíamos a incienso
a pachulí
................otras veces a menta fresca


Pero el olor
que nos acompañó
fue el de la melancolía


Fuimos las chicas malas

y aunque no lo confiese abiertamente
por el qué dirán
los hijos
los amigos sensatos
.............el perro
los parientes
seguimos y seguiremos siendo
chicas malas



Arabella Salaverry- Costa Rica 
Del libro “Chicas malas” (Editorial URUK 2009)



Fuentes de Documentación

8 comentarios:

William Venegas dijo...

Hermoso poema
comprometido poema,
función estética del lenguaje,
función social del lenguaje
y ese cálido ritmo lírico que Arabella Salaverry les da a sus poemas. Exquisito el poema, exquisita la obra de Arabella.

EMMAGUNST dijo...

Lo sabés, no? me recontra GUSTÓ!!!

Abrazo Ana!!!

Ana Muela Sopeña dijo...

A mí también, Emma.

En tan sólo unos versos dice muchísimo. Un mundo entero...

Abrazo fuerte para ti
Ana

Verónica C. dijo...

Hay alma en estos versos.
Alma de poeta vertida hasta dejarse entera.

Saludos

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Verónica, por venir...

Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

William, muchas gracias por tu comentario...

Abrazos
Ana

rosario vecino dijo...

que grande!!muy bueno!

Ana Muela Sopeña dijo...

Rosario, gracias por pasar y dejar tu huella en este poema...

Un beso
Ana