sábado, 3 de noviembre de 2012

BALADA PARA MÍ MISMA Y MIS AMIGAS

 

BALADA PARA MÍ MISMA Y MIS AMIGAS

fuimos
siempre jóvenes
fragantes
a veces hasta
rubias
hemos leído
armarios de libros
terminábamos escuelas
y nos preocupábamos
de la contracepción
por ese poco
reconocimiento
siempre estuvimos
en el lugar justo
exactamente a tiempo
amamos con entrega
y dimos a luz calladamente
escuchamos con curiosidad
y con alegría
lo entendimos todo
traduciendo de muchos idiomas
publicamos
libros
hicimos tartas mágicas
presentábamos
a nuestra patria
y tejíamos
mejor que la araña
no exigíamos nada
nada nos fue
demasiado grande
ni estrecho
y siempre
sonreímos

pero
él no
nos
quiso


Ana Horvat- Croacia
Traducción: Željka Lovrenčić


______________________________

Ana Horvat (seudónimo de Jasna Palčec) nació en Zagreb en el año 1943. Trabajó como abogado, fue periodista y bailarina. Publicó 14 libros de poesía y uno de prosa. Es gran amante de los animales y se preocupa siempre por ellos. Hasta ahora ha salvado las vidas de más de tres miles perros y de una centena de gatos abandonados. También ha plantado muchos árboles. Vive en un pueblo cerca de Zagreb con sus cinco perros que, como destaca, no son de raza y fueron abandonados y, también, diez gatos. Ž. L. 

Fuentes de Documentación 

4 comentarios:

Verónica C. dijo...

Inmenso poema.

Las mujeres y su eterna sombra de dependencia emocional hacia el hombre amado.

Abrazos


Ana Muela Sopeña dijo...

Hola, Verónica. Lo que yo pienso es que la independencia es un mito. No sólo es un mito para la mujer sino también para el hombre. No somos independientes, tampoco deberíamos caer en la dependencia patológica, pero sí es cierto que somos interdependientes.

Este poema me gustó porque detrás de muchos comportamientos muchas veces subyace el lamento por sentirse abandonada.

Creo que todos juntos podríamos interdepender de una manera saludable de tal modo que pudiéramos estar bien. Que la vida no sea sólo acción o sólo dependencia de otros. Integrar con éxito todo...

Un abrazo
Ana

Elizabeth Pineda G dijo...

Es un poema maravilloso, la vida entre ganancias y pérdidas, porque no es una única dimensión... porque sí marca: "él no nos quiso"...

Un gran abrazo, Ely.

Ana Muela Sopeña dijo...

Precioso tu comentario, Ely.

Gracias por venir.

Un beso grande
Ana