lunes, 3 de septiembre de 2012

PASIÓN MARCHITA


PASIÓN MARCHITA

Dos copas vacías,
restos de comida sobre la mesa,
velas marchitas sobre la sábana roja.
Colillas desperezándose en el cenicero.
Un pendiente vaga entre los pliegues de la sábana
en busca de su semejante.
Un mechón borda la blancura de la almohada…
Los ojos del alba espían dos cuerpos dormidos.
Dos copas vacías,
dos pájaros picotean el cristal de la ventana.
El ruido del cerrojo tardó
…y el olor a café.
Si no fuera por el pudor,
habrían bebido el brindis de anoche.
Si no fuera por la virtud,
se habrían servido de la desnudez de los cuerpos
para taparse,
y como alas para volar de noche.
Dos copas vacías,
dos cuerpos reluciendo…
La luz del alba barre
los despojos de la noche sobre la alfombra.
La gata de los vecinos se cuela en la habitación.
¿Debe despertar este alboroto, o dejarlo saborear el placer de anoche?


Aïcha Bassry- Marruecos



Fuentes de Documentación


2 comentarios:

Elizabeth Pineda G dijo...

Un maravilloso poema, un maravilloso blog, para el día, para la noche... Abrazos!
Ely.

Ana Muela Sopeña dijo...

Ely, es una alegría que te guste el blog y especialmente este poema.

Un beso
Ana