martes, 10 de septiembre de 2013

CON LAS RAÍCES HUNDIDAS EN LA OSCURIDAD


CON LAS RAÍCES HUNDIDAS EN LA OSCURIDAD

Aquí comienza todo
y todo se termina

El cuerpo desnudo
no sirve
a la caricia

Los muslos abiertos
no esperan
el placer

Las tenues hierbas
del amor
se volvieron
algas moradas
El susurro más bajito
en grito

Los dientes dibujan
sobre la piel
rojas medialunas

La hembra muerde
sus propias patas

No se apaga
el negro infierno
del vientre

Bajo el napalm del dolor
se desintegran
la vergüenza y la dignidad

Paredes blancas
guardapolvos blancos
miran indiferentes
cómo el animal humano
aprende a aullar
cómo crece en él
el odio
hacia la semilla de esperanza

Con las raíces hundidas
en la oscuridad
no quiere salir
a la luz

Como si supiera
que nace
para morir



Malgorzata Hillar- Polonia
Traducción: Bárbara Gill




2 comentarios:

Maria Germaná Matta dijo...

Un poema que habla del dolor, escrito con belleza.
Un abrazo

Ana Muela Sopeña dijo...

Querida María, muchas gracias por pasar. La verdad es que este poema está atravesado por el dolor. Lo expresa muy bien además.

Besos
Ana