jueves, 10 de mayo de 2012

LOS MANDAMIENTOS

LOS MANDAMIENTOS

No querrás de veras ser poet(is)a.
Primero, si eres mujer, tienes que ser tres veces mejor
que cualquiera de los hombres.
Segundo, tienes que acostarte con todo el mundo.
Y tercero, tienes que haberte muerto.


(Poeta masculino, en conversación.)


Si una mujer quiere ser poeta,
debe dormir cerca de la luna a cara abierta;
debe caminar a través de sí misma
estudiando el paisaje;
no debe escribir sus poemas con sangre
menstrual.
Si una mujer quiere ser poeta,
debe correr hacia atrás en torno al volcán;
debe palpar el movimiento a lo largo de sus
grietas;
no debe conseguir un doctorado en sismografía.
Si una mujer quiere ser poeta,
no debe acostarse con manuscritos
incircuncisos;
no debe escribir odas a sus abortos;
no debe hacer caldos de vieja carne de
unicornio.
Si una mujer quiere ser poeta,
debe leer libros de cocina francesa y legumbres
chinas;
debe chupar poetas franceses para refrescar su
aliento;
no debe masturbarse en talleres de poesía.
Si una mujer quiere ser poeta,
debe pelar los vellos de sus pupilas;
debe escuchar la respiración de hombres
durmientes;
debe escuchar los espacios entre esa respiración.
Si una mujer quiere ser poeta,
no debe escribir sus poemas con pene artificial;
debe rezar para que sus hijos sean mujeres;
debe perdonar a su padre su esperma más
valiente.


Erica Jong- Estados Unidos


__________________________________________

Erica Jong
(Nueva York, 1942) Escritora estadounidense. Hija de judíos escapados de Rusia, su madre, pintora de profesión, le inculcó a ella y a sus hermanas el feminismo. Se graduó en el exclusivo Barnard College y posteriormente obtuvo el doctorado en Literatura inglesa del XVIII en la Universidad de Columbia (Nueva York). Fue miembro del Departamento de Inglés de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, en los períodos 1964-65 y 1969-70.
Cultivó todos los géneros, desde la poesía y el ensayo hasta novela. Entre los libros de poemas que ha publicado destacan Friuts and Vegetables ( 1971); Half-Lives (1973), At the Edge of the Body (1979) y Ordinary Miracles (1983). Pero fue la novela Miedo a volar (1973) la que le dio la fama. En ella trata, en tono picaresco, una serie de experiencias y aventuras sexuales que causaron sensación y escándalo por lo explícito y escasamente convencional del tratamiento del tema. Erica Jong se convirtió en el símbolo de la liberación sexual femenina de los años 70. Traducida a 22 lenguas, la escritora norteamericana llegó a vender 10 millones de ejemplares de la novela.

Posteriormente publicó Loveroot (1975); How to Save Your Own Life (Cómo salvar su propia vida, 1977); Fanny (1980), libro que estuvo en la lista de los best-sellers durante más de un año; Sereníssima; Paracaídas y besos, y Canción triste de cualquier mujer (1990). En noviembre de 1995 publicó Miedo a los cincuenta. En este último libro, Jong realiza un amplio retrato de la mujer norteamericana cuando se acerca a los cincuenta, a través de su propia biografía. En 1999 salió a la calle Bendita memoria, una saga de cuatro mujeres, bisabuela, abuela, madre e hija, que abarca todo el siglo XX.


2 comentarios:

A. Elisa Lattke Valencia dijo...

¡Joroba! Desde luego que debes estar muy mal para no serlo. Pero si lo piensas te quedas pensando en las contestaciones o consejos que da su autora, creo que ironiza sobre cómo ser poeta y hace pensar en la sensibilidad y no en tanta frivolidad en la que se puede desenvolver cierto tipo de poesía; porque a veces estas cosas pueden traernos respuestas extrañas a preguntas sobre por qué lo somos o por qué escribimos poesía y hay que contestar de alguna forma poco ortodoxa, todo depende del ambiente en que te desenvuelves, claro. La verdad es que e ha dejado extrañamente reflexionando.

Ana Muela Sopeña dijo...

Elisa, el poema es muy irónico y es que las mujeres nos suele gustar escribir poesía, no tanto esos ambientes sórdidos que a veces rodean a la poesía o a los poetas.

Un fuerte abrazo
Ana