martes, 8 de marzo de 2016

CORAJE


CORAJE

No seré esclava de ningún amor.
A nadie
devolveré el sentido de su vida,
su derecho al crecimiento constante
hasta el último aliento.

Maniatada por el oscuro instinto
de la maternidad,
sedienta de ternura como el asmático
de aire,
con qué empeño construyo en mí
el hermoso egoísmo humano,
reservado desde hace siglos
para el varón.

Contra mí
están todas las civilizaciones del mundo,
todos los libros santos de la humanidad
escritos por ángeles místicos
con la expresiva pluma del relámpago.
Diez Mahomas
en diez elegantemente enmohecidas
lenguas
me amenazan con la condenación
en la tierra y en el cielo eterno.

Contra mí
está mi propio corazón.
Amaestrado por milenios
en la cruel virtud de la víctima.


Anna Swir- Polonia
Traducción: Bárbara Gill


*****


ODWAGA

Nie będę niewolnicą żadnej miłości.
Nikomu
nie oddam celu swego życia,
swego prawa do nieustającego rośnięcia
aż po ostatni oddech.

Spętana ciemnym instynktem macierzyństwa,
spragniona czułości jak astmatyk powietrza,
z jakim mozołem buduję w sobie
swój piękny człowieczy egoizm,
zastrzeżony od wieków
dla mężczyzny.

Przeciw mnie
są wszystkie cywilizacje świata,
wszystkie święte księgi ludzkości
pisane przez mistycznych aniołów
wymownym piórem z błyskawicy.
Dziesięciu Mahometów
w dziesięciu wytwornie omszałych językach
grozi mi potępieniem
na ziemi i wiecznym niebie.

Przeciw mnie
jest moje własne serce.
Tresowane przez tysiąclecia
w okrutnej cnocie ofiary.


Anna Swir- Polonia


_______________________

Sobre Anna Swir: su apellido completo es Swirszczyn´ska, nació en Varsovia, Polonia, el 7 de febrero de 1909. Su padre, un artista, no pudo sacar a su familiar de la pobreza. Anna Swir creció haciendo sus tareas escolares y durmiendo en el taller de su padre. Sin embargo, en un grupo de poemas que escribió años más tarde sobre su madre y su padre, expresó un lazo profundo y una gratitud sincera hacia ellos. Swir pudo ingresar a la universidad en donde estudió literatura polaca medieval y barroca. Un poema suyo fue publicado en una revista muy popular en 1930 cuando sólo tenía 21 años.
De la contratapa del libro "Talking to my body" (Copper Canyon Press, 1996, EE.UU.):

"Fue miembro de la Resistencia durante la ocupación nazi y enfermera militar durante el levantamiento de Varsovia, una vez esperó una hora ser ejecutada. Afectada profundamente por esta experiencia escribió una poesía que rechazó el gran gesto de la guerra a favor de ver al mundo como una miniatura, un mundo en el que el cuerpo y el individuo sobreviven.
Abierta en su feminismo y erotismo, su poesía explora la vida del cuerpo femenino desde el terror al placer, desde la profundidad de la agonía en la Segunda guerra Mundial hasta los placeres de sensuales delirios, y siempre con una sinceridad implacable."



6 comentarios:

María Germaná dijo...

Hermoso poema. Gracias Ana.
Un abrazo

EL INVENCIONERO TERRESTRE dijo...

gracias, por enviarme este poema sobre el coraje de piedra, piedra sobre piedra de un dulce corazón.

Olaya Mac-Clure dijo...

La Trascendencia Humana comenzó ¡ya! Aquí en la Tierra:


La Trascendencia Humana comenzó ¡ya! Aquí en la Tierra:







Es un camino Espiritual que se construye desde Tierra Firme y se continúa al Traspasar el Umbral del Infinito del mismo modo hasta lograr la Limpieza Total Cuerpo y Alma.







Por este mismo motivo la importancia de movilizarnos con nuestro Cuerpo Físico en el Aquí y en el Ahora Sin que caiga Ni una Sóla Gota de Sangre, de lo contrario:







¿¡Cómo van a poder lograr que se Escuche su Voz desde el Otro Lado del Muro de los Espejos Transparentes y Nítidos!? "Sin Hacer Nada" (Martes 9 de Febrero 1981)



Dios mío qué hacer qué hacer se pierde el tiempo el tiempo qué hacer Dios mío que hacer de golpe la empalizada cayó entrando los chanchos oinck oinck



y las moscas tzzzzt tzzzzt revolcándose en el barro mientras los gusanos arrancaban las ramas siseaban con el viento a galope el caballo la empalizada trotaba



cuando ya el sol venía poniéndose en el horizonte el tiempo de reloj ya no había ya no había para qué cuando ya nada existiría nada tenía sentido



nadie hacía nada ni nada se podía ya hacer sino esperar estúpidamente sentado en una mecedora que la muerte la muerte se acercara sin hacer nada sin hacer nada



Dios Dios Dios para qué entonces para qué estamos aquí el caballo la chicharra las ovejas que balaban y la muerte se acercaba y el caballo galopaba y trotaba contaminando el aire
c o n t a m i n a n...

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, María, por tus palabras.

Un fuerte abrazo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Eduardo, por venir.

Un beso grande, amigo
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Olaya, por dejar tu textos reflexivo y necesario aquí.

Abrazo en la distancia
Ana