domingo, 1 de abril de 2012

AZUL

AZUL

Para mi hija Mehraneh


Pensaba
en el océano al despuntar el sol,
en el velamen en el azul oleaje,
¡sí!
pensaba en ti,
¡mi bebita!
En los días en que flotabas en mi –
¡como un pececillo
sin mar!

Deseo para ti
mares y mares de felicidad
tranquilízate mi amor,
este no es el sonido de una bala,
son los granados floreciendo en el jardín
¡anhelantes de tus labios!
Las faldas del monte Baba
esperan que corras confiada
para cazar sus conejos

¡Tranquilízate mi niña!
Las bombas fueron sólo una pesadilla,
pertenecen a un tiempo en que mamá temía
a los explosivos que escondían dentro de reidoras muñecas,
tranquila.
El mundo es mi seno
guardando tu sueño con amor.


Mahbobah Ebrahimi- Afganistán
Traducción: Ricardo Gómez
a partir de las traducciones al inglés
de Kambiz Parsai

4 comentarios:

Verónica C. dijo...

Ante poemas así no puedo por menos que agradecer lo afortunada que soy por vivir donde vivo.

Besos

Ana Muela Sopeña dijo...

Claro, no debemos olvidar que hemos nacido en el primer mundo. Y eso nos hace privilegiados, a pesar de la crisis.

Un abrazo y gracias por venir
Ana

soylauraO dijo...

Bello y doloroso.Sentí la protección. GRACIAS. Laura ORORBIA

Ana Muela Sopeña dijo...

Solylaura, gracias por leer...

Un beso
Ana