miércoles, 22 de febrero de 2012

PECADO


PECADO

Sólo espero que la muerte me sorprenda
cuando violo el pacto
y acaricio este íntimo secreto..
Así mi alma pudiera alcanzar redención
Una sodomía delinque mi cuerpo
todas las noches a la sombra,
el abandono que corona y oprime.
Dime Dios ¿Quién acecha este espíritu?
El día devora mi nombre
el ocaso derriba mi confianza.

¿Qué mañana vomitará esperanza?
Va mi lengua echando maldiciones
sin misericordia,
porque dentro de las venas, la sangre impía
atenta y se aloja en mi boca
este deseo maldito, asaetando.
¿Y mis pasos?
¿Qué será de mis pasos?
El mal se esconde entre los pies descalzos
que no reposan, se rebelan y sangran.

Dime porqué esta vigilia
porqué no sacia el perdón toda la carne.
Los ojos de mis enemigos
vienen a pastar en mi amargura,
se alegran sus bocas y babean en cánticos.
¿Acaso no los escuchas también?

Que pesada carga, señor, sálvame...
Que mi semilla de fruto no cautivo,
Que mi andar se esparza sin desamparo
Que mi razón halle su templo... Allá en la altura.


Rossana Arellano- Chile


Fuentes de Documentación

9 comentarios:

Verónica C. dijo...

Una gran carga interna se desborda en cada verso.
Pecado, con todo lo que conlleva para el atormentado espíritu que de el se impregna.

Besos

Rossana Arellano Guirao dijo...

Verònica C.

Muchas gracias por asomar a mi poema.
Saludos desde acà adentro, donde mi espìritu reverencia al tuyo.

Besos

Rossana

Ana Muela Sopeña dijo...

Un poema intenso, Rossana.

Te dejo un abrazo
y
Mi Enhorabuena
Ana

Ío dijo...

Lo leí ayer, me dejó el alma encogida.
Que buen poema, Rossana, cuanto me gustó¡¡¡

Gracias, Rossana, Ana, por compartir la belleza de la poesía.
Un abrazo muy grande para ambas.

Ío

Rossana Arellano Guirao dijo...

Ana, mi querida amiga

GRACIAS, siempre

Rossana

Rossana Arellano Guirao dijo...

Ìo, muchìsimas gracias, un abrazo desde Chile

Rossana

Rossana Arellano Guirao dijo...

Ana

Gracias, muy especialmente, Gracias.

Rossana

Ana Muela Sopeña dijo...

Rossana:
Escribes muy bien. Lo sabes.

Un saludito
Ana

Rossana Arellano Guirao dijo...

Gracias, Ana