domingo, 26 de febrero de 2012

ISOLDA

ISOLDA

Si alguien sabe de un filtro que excuse mi extravío,
que explique el desvarío de mi sangre,
le suplico:
Antes de que se muera el jazmín de mi vientre
y se cumplan mis lunas puntuales y enteras
y mis venas se agoten de tantas madrugadas
en las que un muslo roza al muslo compañero
y lo sabe marfil pero lo piensa lumbre;
antes de que la edad extenúe en mi carne
la vehemencia, que por favor lo diga.

Contemplo ante el espejo, hospedado en mis sábanas,
las señales febriles de la noche inclemente
en donde el terso lino aulaga se vertiera
y duro pedernal y cuerpo de muchacho.

Ciño mi cinturón y el azogue me escruta,
fresas bajo mi blusa ansiosas se endurecen
y al resbalar la tela por mi inclinada espalda
parece una caricia; y la boca me arde.

Si alguien sabe de un filtro que excuse mi locura
y me entregue al furor que la pasión exige,
se lo ruego, antes de que me ahogue
en mi propia fragancia, por favor,
por favor se lo ruego:
....................................que lo beba conmigo.
*
*
Ana Rossetti- España
*
*
Fuentes de Documentación

2 comentarios:

Verónica C. dijo...

Qué poema tan hermoso, poético y tan nuestro.

Felicidades a la autora, es un poema que se instala.

Besos

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra, Verónica, que te guste este maravilloso poema de Ana Rossetti.

Un abrazo fuerte
Ana