miércoles, 3 de agosto de 2011

NOSOTRAS, MUJERES PECADORAS








NOSOTRAS, MUJERES PECADORAS

Somos nosotras, mujeres pecadoras,
quienes no sentimos temor ante la
grandeza de aquellos, los señores de hábito.
Quienes no vendemos nuestras vidas,
quienes no inclinamos la cabeza,
ni juntamos nuestras manos en señal de devoción.

Somos nosotras, mujeres pecadoras;
mientras aquellos que venden la cosecha de nuestros cuerpos,
se exaltan, se vuelven distinguidos,
se convierten en simples príncipes del mundo material.

Somos nosotras, mujeres pecadoras,
quienes salimos levantando la bandera de la verdad
contra la barricada de mentiras esparcida sobre las avenidas;
quienes encuentran historias de persecución
apiladas en cada umbral,
quienes se dan cuenta que esas
lenguas que podrían hablar,
han sido cercenadas.

Somos nosotras, mujeres pecadoras.
Incluso si la noche nos persigue
estos ojos no habrán de apagarse.
No insistan en volver a levantar
la pared ya construida.

Somos nosotras, mujeres pecadoras,
quienes no sentimos temor ante la
grandeza de aquellos, los señores de hábito.
Quienes no vendemos nuestros cuerpos,
quienes no inclinamos la cabeza,
ni juntamos nuestras manos en señal de devoción.


Kishwar Naheed- Pakistán


_______________________________


Kishwar Naheed nació en 1940 y es indudablemente una de las más conocidas mujeres poetas en la moderna poesía Urdu, responsable de establecer una auténtica voz femenina, la voz del deseo femenino en la poesía Urdu. Kishwar Naheed es una poeta que lucha contra el autoritarismo en todas sus manifestaciones; esto puede ser visto en sus poemas. Es también, traductora y editora. Algunos honores a los que se ha hecho acreedora incluyen: Adam Jee Award for Literature, UNESCO Prize for children's literature y The Best Translation Award from The Columbia University. The price of looking back (1987) es uno de sus libros publicados
.






4 comentarios:

emmagunst dijo...

Esto es lo que me fascina encontrar! Esta fuerza poderosa que nace de las mujeres luchadoras! Gracias chicas!

Ranita Azul dijo...

Cuando lees poesía de mujeres que denuncian realidades que pegan fuerte y conmueven o indignan, por su contenido que es grito de libertad, se hace necesario meditar firmemente en ello con la convicción de tomar 'el testigo' para no olvidar su lucha que es también la nuestra, precisamente por tener algo más a favor en este otro lado lleno aún de apariencias o de hipocresía.

Ana Muela Sopeña dijo...

Gracias, Emma. Si buscas por el nombre del poema encontrarás el vídeo donde la misma autora recita en Urdú este poema en el Festival de Poesía de Medellín.

No me he atrevido a traer el vídeo. Me gustaría obtener el permiso. Quizás lo pida.

Besos
Ana

Ana Muela Sopeña dijo...

Así es, Elisa. Hay realidades en otros países más terribles...y hay mujeres fuertes y valientes que se atreven a denunciarlas.

Besos
Ana