domingo, 24 de julio de 2011

CIEGOS HACIA LA LUZ








CIEGOS HACIA LA LUZ

La mujer sin tierra tiene bajo sus uñas tierra de otras latitudes.

Por la mañana, con su pala a cuestas
abre un ojo en la roca para atravesar los iris
del sucedáneo de la noche.

Cava con ahínco, hiende el azul en la lluvia,
y cuando las pupilas se encarnan
se vencen los paralelismos en las sondas versales.

Un clavo ardiendo en el ojo que mira,
ojo que te ve desde su cristalino lunar.

Y habrá palomas blancas
entre las olas del mar de nieve,
ciegos que corren hacia la luz.


Montserrat Martínez- España



Ío






Su blog:






8 comentarios:

Ío dijo...

Gracias, Ana, no tengo palabras para expresar lo que siento al leer aquí mi poema.
Es un placer, una alegría muy grande y un honor para mi poesía, y para mí.

Elegiste la imagen que debía acompañar a los versos, es ella, y no otra; gracias también por tus ojos que saber ver.

Un abrazo enorme, besos, querida Ana


M.

Ana Muela Sopeña dijo...

Me alegra mucho que te parezca bien ver el poema publicado aquí. La imagen es de Noruega, del Sol de Medianoche.

Un abrazo grande de amistad y poesía, Ío.

Ana

emmagunst dijo...

Qué hermoso título y qué buen poema!
Y los que vemos nos perdemos de tanto!!!

Un saludo a la autora y un abrazo a vos Ana.

Ío dijo...

Me ha encantado, todo, y la imagen es preciosa.
El Sol de Medianoche, ¿a que es hermoso imaginarlo?

Nuevamente gracias, Ana
Un abrazo en poesía y amistad para ti, y besos

Ío

Ío dijo...

Gracias por tus palabras, emmagunst, me alegra que te guste el poema.
Saludos

Ío

Ana Muela Sopeña dijo...

Querida Ío, sí es un poema sorprendente, realmente impactante.

Gracias, Emma, por asomarte al blog y por brindar tus palabras a este poema tan especial...

Abrazos para ambas
Ana

Rossana dijo...

Quiero felicitar a Ío por tan buena entrega poética, aprovecho la oportunidad de agradecer a Ana, su buena elección y gusto.

Saludos para ambas

Rossana

Ío dijo...

Gracias, Rossana, es un placer y mi alegría saber que te gustó el poema.

Un abrazo para ti, otro para Ana.

Ío