miércoles, 20 de julio de 2011

CARBÓN ARDIENTE





CARBÓN ARDIENTE

Borrarme de la tierra es pretensión inútil.
Ni la fiebre que arrasa por las noches
ni los gritos que exprime de mi cuerpo
ni todo su veneno devorándome el vientre,
iracundo dolor que acecha.

Me niego a ser un gusano más del césped
o un trozo de carbón ardiente,
repleto cráneo de aserrín.

No soy polvo que vuelve al polvo
ni inútil obituario en los periódicos.

Soy más fuerte que las células nefastas
............................................que se reproducen a diario.

Soy agua que arrasa los caminos,
turbulencia de duna en el desierto.

Conmigo no podrá la muerte.


Lina Zerón- México

De "Vino Rojo" 2003
Ed. Unión y UNEAC, La Habana


_____________________________



Poeta y novelista mexicana nacida en Ciudad de México en 1959.
Estudió Relaciones Internacionales en la ENEP Acatlán, UNAM.
Colabora en las secciones culturales de los diarios El Financiero, Arena del Excelsior y
El Semanal de la Jornada de México. Hace parte del Comité organizador del Festival de Poesía de La Habana, Cuba,
desde el año 2000 y dirige el Comité General del Festival Poetas del Mundo, Voces para la Educación de Toluca, México.
Ha recibido destacados galardones, entre los que se cuentan: Medalla de Oro a la mejor poeta extranjera en
Montevideo, Uruguay 2003, Mujer del Año 2002 en el Estado de México por su trayectoria poética en junio de 2005
y Miembro honorario de Literatura bilingüe por la paz en Estados Unidos.
Parte de su obra está contenida en las siguientes publicaciones: Luna en abril 1996, Flor y piedra 2001, Rosas Negras
para un ataúd sin cuerpo 2002, Un cielo crece en el fondo de tus ojos 2004 y Nostalgia de Vida 2005.





2 comentarios:

emmagunst dijo...

Debe de haber atravesado una cruel enfermedad. Es un duro poema. Le salta a la yugular a la parca. Me gustó mucho.
Un abrazo.

Ana Muela Sopeña dijo...

A mí también me parece un poema impresionante, Emma. Es la afirmación de la vida sobre la muerte. Es un poema duro, pero da energía leerlo ¿no?

Un abrazo
Ana