viernes, 3 de junio de 2011

A LUCASIA POR NUESTRA AMISTAD




A LUCASIA POR NUESTRA AMISTAD

Yo no viví hasta este día
Que corona mi felicidad,
Cuando puedo decir sin pecado
Que no soy tuya, sino tú.

Esta carcasa respiraba, caminaba y dormía,
Así que el mundo creía
Que había un alma que el movimiento mantenía;
Pero todos estaban engañados.

Porque como un reloj que por arte
Es puesto en movimiento, así fui yo:
Pues nunca Orinda había hallado un alma
Hasta que la tuya halló.

Que ahora me inspira, me dirige y me alimenta,
Y guía mi pecho ensombrecido.
Porque tú eres todo lo que yo aprecio,
Mi vida, mi descanso, mi alegría.

Ni guirnaldas de esposos ni guerreros
Pueden compararse a la mía:
Ellos poseen sólo un pedazo de la tierra,
Yo en ti tengo el mundo entero.

Dejemos en paz brillar nuestras almas,
Y que ningún falso temor nos domine,
Tan inocentes como nuestro deseo,
Inmortales como nuestras almas.


Katherine Philips- Reino Unido


*****

Friendships mistery, to my dearest Lucasia

Come, my Lucasia, since we see
That miracles Men's Faith do move,
By wonder and by prodigy
To the dull angry World let's prove
There's a Religion in our Love.

For Though we were design'd t'agree,
That Fate no liberty destroys,
But our Election is as free
As Angels, who with greedy choice
Are yet determin'd to their joys.

Our hearts are doubled by the loss,
Here Mixture is Addition grown;
We both diffuse, and both ingross:
And we whose minds are so much one,
Never, yet ever are alone.

We court our own Captivity
Than Thrones more great and innocent:
`Twere banishment to be set free,
Since we wear fetters whose intent
Not Bondage is but Ornament

Divided joys are tedious found,
And griefs united easier grow:
We are our selves but by rebound,
And all our Titles shuffled so,
Both Princes, and both Subjects too.

Our Hearts are mutual Victims laid,
While they (such power in Friendship lies)
Are Altars, Priests, and Off'rings made:
And each Heart which thus kindly dies,
Grows deathless by the Sacrifice.


Katherine Philips- Reino Unido


_________________________________________________


Por Edgar Vidaurre


Katherine Philips (1631-1664). Poeta renacentista nacida en Inglaterra. Obligada a contraer matrimonio a los 16 años, creó una organización de mujeres llamada La sociedad de la amistad, en donde adoptó el seudónimo de Orinda. Dada la imposibilidad de las mujeres a participar en la actividad artística y literaria de la época y para ocultar sus amores verdaderos con uno de los jardineros de la reina, la mayor parte de su poesía representaba los sentires amorosos hacia las mujeres. Allí de manera encubierta, dio rienda suelta al sentir y la necesidad afectiva de la mujer, no sólo en la relación erótica, sino en todo su contexto de vida. Fue acusada injustamente de perturbar el espíritu y de desvíos sexuales por sus relaciones de amistad dentro del círculo de amigas: Mary Awbrey (Rosania), Anne Owen (Lucasia), y Elizabeth Boyle (Celimena).
La canción O! solitude de henry Purcell (Westminster, Inglaterra, 1659-Londres, 1695) está escrita sobre los textos de Katherine Philips. A pesar de estar estigmatizada, Purcell tuvo la valentía de incorporar sus textos en varias canciones.


Fuentes de documentación

2 comentarios:

Ana Muela Sopeña dijo...

Preciosa elección, Rossana. Este poema hay que leerlo en Inglés. Ahí está el disfrute.

Me encantó

Te dejo un abrazo, amiga
Ana

Rossana dijo...

A mi también me gusta mucho querida Ana, Muchas gracias.
Saludos

Rossana